miércoles, 18 de octubre de 2017

Sole García, la princesa guerrera.



Érase una vez, en un cuento, un mundo bello donde todos vivían en paz. Un mundo situado entre nubes de algodón blanco, donde el dolor y la enfermedad tenían prohibidos el paso. Unas tierras donde el firme reverdecía y brillaba la armonía. Un campo fructífero de salud, donde todo lo bueno tenía cabida. Érase una vez... una utopía.

En este país utópico vivía una princesa. Su nombre, Soledad. Una de ésas princesas de cuento que iluminan una habitación con su sonrisa o que son capaces de mirarte a los ojos y hacerte sentir que el mundo es lo que tú decidas que sea. Y aunque algunos piensen que “Soledad” es un nombre que implica tristeza, no es así, pues "Soledad" simboliza la edad del sol. La fuerza del sol. La magia del sol. Por ello, sus amigos decidieron llamarla simplemente “Sole”, como símbolo de luz y calor.


viernes, 13 de octubre de 2017

Una parada en el camino. Capítulo 4




Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3


Capítulo 4

La frialdad de la respuesta de ella y la forma tan brusca en que el llanto cesaba y ella retiraba su mano de debajo de la de él... no le gustaron. Tampoco esperaba como ella se levantaba y de pronto parecía crecer varios centímetros mientras le miraba con una sonrisa no propia en ese instante.

lunes, 9 de octubre de 2017

¡Mi libro, ESTATUAS DE SAL, ya está aquí!



Dos años llevo compartiendo cuentos, unos más breves y otros más extensos, acompañados también de algún que otro poema, microrrelato o reflexiones. Pero al fIn, comparto con vosotros un cuento algo más largo de lo habitual. Al fin puedo presentaros de forma oficial MI PRIMERA NOVELA. 

No puedo describir la emoción que me embarga en estos momentos en los que al fin puedo anunciar que si, que ya está aquí. Que la tengo entre mis manos, en papel... un sueño hecho realidad gracias a la editorial Exlibric que me ha apoyado y me está ayudando a que mi libro pueda llegar a cuántos así lo deseéis. 

domingo, 8 de octubre de 2017

Una parada en el camino. Capítulo 3



Capítulo 1
Capítulo 2

Capítulo 3

Ángeles mostró en su rostro toda la angustia que sentía. 

- He de hacer una llamada.- susurró de forma débil.

De nuevo salió de la estancia sin dejar de percibir la mirada incriminatoria en los ojos de todos.

El médico decidió acompañarla. La mochila permanecía caída junto al mostrador del vestíbulo y la joven buscó en ella como si le fuese la vida hasta encontrar su teléfono.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Ahora



Cuanto tiempo te busqué. Cuanto tiempo te añoré sin saberlo, sin conocerte. AHORA, a través de ti, veo un pasado presente empujado por deseos de futuro.

¿Cómo es posible que teniéndote tan cerca te haya ignorado tanto tiempo? ¿Cómo es posible que solo buscase en tí signos exteriores de una imagen compartida con el mundo?

AHORA, ahora que te disfruto a sabiendas, solo para mí. AHORA que busco lo que escondes dentro de tí... ahora es cuando al fin siento que te he encontrado.

AHORA es cuando veo tu reflejo al mirarme a los ojos, a sabiendas de que la imagen que el espejo me devuelve, es tu alma tanto tiempo encerrada y, libre al fin, conocedora de que ahora mis pupilas y el brillo de mi mirada me muestran quién soy.  

AHORA es cuando ante el espejo conozco a la persona que me devuelve la mirada... ésa hasta hace poco extraña que al fin, ha regresado a casa.


Y AHORA que te he encontrado al fín, no te dejaré marchar, no me dejaré marchar, no me dejaré ir.



sábado, 30 de septiembre de 2017

Una parada en el camino. Capitulo 2


Ver capítulo 1

Capítulo 2

- ¡Carolina! ¡Carolina!

Ángeles no dejaba de gritar hasta que finalmente y convencida de que en efecto la pequeña no estaba en la habitación, salió al pasillo y continuó con su llamada de auxilio. Igual no había cerrado bien la puerta y la pequeña había salido. Igual... había vuelto a ocurrir.

Al borde del llanto y como si la vida le fuese en ello, comenzó a gritar como una posesa pidiendo ayuda. Rápidamente, la puerta de al lado se abrió y salió un señor de unos cuarenta años. Su rostro mostraba el desconcierto al escuchar los gritos, coincidiendo en el pasillo con el hijo de la dueña, que también acudió al escuchar la algarabía.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Una parada en el camino. Capítulo 1




Capítulo 1

Se sentía angustiada. El viento arreciaba con tanta fuerza que tenía los nudillos blancos de fijar la dura dirección de su vehículo. La lluvia golpeaba con furia y los limpiaparabrisas parecían querer salir disparados. La carretera comenzaba a volverse invisible y la noche empezaba a ser un hecho.

Ángeles sintió deseos de llorar. Miró por el espejo retrovisor y se dio cuenta de que la pequeña Carolina se había dormido. Suspiró con fuerza, no veía con claridad las señales. Las bifurcaciones del camino aparecían ante ella sin tiempo a tomarlas. La tormenta aumentaba y empezó a tener miedo a no poder controlar el vehículo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...